domingo, 9 de febrero de 2014

JUICIO

Juzgar es arriesgado: mediados del siglo XV, un hombre de alta cuna decide orientar su vida hacia el sacerdocio a los cuarenta y cinco años. Sus antecedentes: había regentado una casa de mala nota, participado en una conjura para acabar con la vida del emperador del Sacro Imperio por la que fue encarcelado, escrito novelas indecorosas, contaba con dos hijos ilegítimos.
Llegó a ser Papa. Un buen Papa. Se llamó mientras transitó por este mundo Eneas Silvio Piccolomini. Su nombre como pontífice: Pío II. Sus distinguidas armas dan fin a esta entrada: